Entre diciembre y enero se han retirado unos 14.000 millones de euros del sistema financiero griego